Porque en algún punto coincidimos...

martes, 18 de octubre de 2011

VOLVERÉ SIN NOMBRE


Volveré sin nombre después que me muera
en la primavera o en el invierno cruel
volveré en otoño, un día cualquiera
y en verano ardiente a dorar tu piel.

Volveré en prístina gota de rocío
prendida en la verde hoja pastoril,
en las suaves manos de una maestrita
o en el firme pulso de hábil bisturí.

Volveré en las cuerdas de alguna guitarra
en alguna farra que ayer festejé,
en los violoncelos de cada cigarra
y en todas las bocas que un días besé.

Volveré en la noche trayendo el quejido
del hombre vencido que ayer se marchó,
en el tierno llanto del recién nacido
o el beso escondido que alguno se dio.

Volveré en los duros callos del hachero
o en cualquier obrero, que lo mismo es,
en la orilla humilde de un guiso carrero
o en los jornaleros sembrando las mies.

Volveré en los nietos a mirar las cosas
de la misma forma que un día miré,
volveré en sus manos, inquietas palomas
a tocar las cosas que un día toqué.

En cantos del pueblo, volveré en su esencia
uniendo los versos que un día hilvané,
pero si no vuelvo no lloren mi ausencia
del hombre sin nombre que llego y se fue.

Emilio Teixido Roma

2 comentarios:

  1. Hola Rocío, gracias por el halago. El poema es bellísimo.
    Serás siempre bienvenida.
    Cariños

    ResponderEliminar